Existe una gran variedad de equipos de calefacción disponibles en el mercado, dependiendo de las necesidades de los clientes. Algunos tienen claras ventajas sobre otros, sin embargo, hay infinidad de factores a tomar en cuenta para saber cual es el más conveniente de acuerdo a el tipo de vivienda.

Por otro lado, el ahorro energético al utilizar los sistemas de calefacción, depende al 100% del control que hagamos del consumo. También, es necesario tomar en cuenta el tipo de clima de la región, la cantidad de personas que habitan la vivienda, las características de las habitaciones, si es necesario del suministro del agua caliente o gas para el equipo de calefacción, etc.  

A continuación, enlistamos algunos tipos de equipos de calefacción:

Calefacción eléctrica. Un aparato eléctrico convierte la energía en calor mediante una resistencia. Puede ser con sistemas de radiación, convección forzada, o por convección.

Calefacción radiante: Son equipos que funcionan por transferencia directa de calor a una superficie térmica. Puede ser suelo radiante-agua, suelo radiante-aire y suelo radiante-electricidad.

Calefacción por gas. Estas instalaciones funcionan por medio de una caldera de gas conectada a un sistema de tubos. Adentro de éstos circula el agua